luciliacorreadeoliveira.com
¡Cuántas saudades… Dios mío!
Termina la cena en casa de los Corrêa de Oliveira, en la calle Vieira de Carvalho. El matrimonio se levanta, reza las oraciones finales de la comida, y el marido se dirige a su cuarto a fin de reha…