luciliacorreadeoliveira.com
Preocupaciones filiales
Hasta el final de su larga vida doña Lucilia soportó con suave resignación la incómoda enfermedad del hígado, que frecuentemente la obligaba a guardar cama durante algunos días. A la par de los con…