lucianoescribe.com
Tiempo para estar
Marta, mi mujer, me miraba parada con las manos en la cintura, con la cara seria, casi trágica. Yo, que estaba leyendo el diario en el sillón, quería hacerme una bolita cada vez más chiquita y desa…