lrzescritor.wordpress.com
El asesinato del vendedor de diarios
—¿Y? ¿Cómo fue? —Ni idea, che. Yo llegué y estaba ahí. —Pero… ¿ya estaba muerto? —No sé, supongo. Por las dudas, no me acerqué.