lothrandir.com
El club de los hombres (y las mujeres) ridículos I
Vestís vuestras vidas mortales de gravedad, solemnidad y pompa, intentando disfrazar vuestra desnudez. Si pudierais contemplar, de vez en cuando, lo ridículos que resultan tales afanes. Madrid. Fin…