loscuentosdefranbarrera.wordpress.com
YO CUENTO CIEN
Lo primero que sintió la jipjopera fue el crujido que hizo su muñeca izquierda, contra la piedra, al ser cortada por una afilada espada. Estaba sentada al borde de una piscina con los p…