loscuentosdefranbarrera.wordpress.com
LA CANICA
– Me voy a casa – dije levantándome de la silla -, estoy cansado. Salí de la unidad de cuidados intensivos del hospital y caminé en dirección al coche. “No somos nada”, pensé sin…