loscuadernosdevieco.blog
Pascal Quignard. Acerca de mi muerte
Nada de música antes, durante, después de la incineración. Ni siquiera una cigarra suspendida en una jaula. Si entre los asistentes alguno empieza a llorar o llega a sonarse, todos sentirán desazón…