loquenosabegrey.com
Las Aventuras de Sandra
Cuando mi hermana me rodeó la cintura con sus piernas, creí que me corría en ese mismo instante. Su boca buscaba con ansia la mía, como si todo el tiempo que llevábamos jugando con fuego nos hubier…