loquecomadonmanuel.com
Reyes de Aragón (Nuévalos). El restaurante del Monasterio de Piedra
De los postres diré que no son lo más cuidado ni esmerado de la carta. El granizado era, o si no lo era lo parecía, un helado de limón batido empalagoso por lo dulce. El lingote dulce, un bizcocho