loquecomadonmanuel.com
El hambre es un incendio frío (conversación) 
Pablo: Tener hambre es como tenazas, es como muerden los cangrejos; quema, quema y no tiene fuego: el hambre es un incendio frío. Sentémonos pronto a comer con todos los que no han comido, pongamos los largos manteles, la sal en los lagos del mundo, panaderías planetarias, mesas con fresas en la nieve, y un plato como la Luna en donde todos almorcemos. Igor: El hambre, sí, es un incendio frío. Hoy debería haber no solo pan y vinagre, no sólo agua turbia y arena, también calor y un crustáceo, aunque sólo fuera uno, para cada persona. Un cangrejo, una nécora, bella y robusta, sabrosa y delicada, huidiza y armada, deliciosa y envuelta en vapor de tristeza, trabajosa y, oh, solitaria.