loquecomadonmanuel.com
Sidrería El Estupendu (Posada de Llanes). God save the colesterol | Lo Que Coma Don Manuel
Cada vez que estoy de bajón o me toca los cataploides algún gilipitxis me acuerdo del Estupendu. No es que esta sidrería me deprima o que, cada vez que acuda a la misma me refroten los jardines colgantes de babilonia. Al contrario. El Estupendu, la sidrería, me sube la moral y no es necesario acudir a la misma para ello. Basta con el recuerdo para empezar a salivar. Su decoración clama al cielo, el gotelé es de los de grano 12, pero opino que si no pretendes ir a la excelencia decorativa no es mala alternativa ese decorar en la excrecencia. O en lo auténtico si lo prefieren: candelabro de forja, pintura verde baratillo y luz tenebrosa. Da igual. Nos encanta el Estupendu. Y su gente. Auténticos. Desde el dueño a la cocinera, pasando por el imperturbable camarero, Johnny be Cool, son un paisanaje en vías de extinción. Son la caña, son tan peculiares como una araña en su tela bailando con una mariposa. Y si además hablamos de la comida comenzamos a meternos en palabras mayores.