locodelpelorojo.com
26/08/2015
Aquella tarde era triste: los “te quiero” se quedaron colgando en el WhatsApp como hojas secas que no acaban de caer y las palabras se volvieron mudas atropelladas por un nido de torpez…