lobosluna.com
DETRITUS POETICUS
Qué hermosa eras, amada, cuando aguas cristalinas manaban del manantial de tu risa, y el sol anidaba su fulgor en tu pelo, como ascuas de luz que aún no emprendían el vuelo. Eras cual égida alzándo…