lobosluna.com
DE PROFUNDIS
El descenso nunca ha sido fácil. Hay que caer sin parsimonia y sin esperanza alguna, como piedra baldía decantándose hacia el abismo que mira con ojos ávidos, casi con nostalgia de sangre y tendone…