lobosluna.com
EL RUMOR DE LAS COLINAS
Cuando abrimos los ojos, habíamos dormido por cinco años y ya estábamos en Marte. Al menos eso nos dijeron, mientras observábamos las extensas llanuras de tierra cobriza y reseca perderse en el hor…