lobaran.wordpress.com
Las 10 Fortalezas Lolo-Lilo
Nunca podré olvidar un día en que un niño (llamémosle “Lilo”), en la primera sesión con él, tras preguntarle cómo se llamaba, y sin ni siquiera darme tiempo a presentarme, me preguntó que si yo era…