literariedad.co
Doy mi mano, gracias
Tengo los minutos contados y el reloj no se detiene. El reloj no se detiene nunca, ni cuando nos morimos. Me pregunto si cuando estamos muertos el tiempo alcanzará para todo pero, como casi todas l…