linmer.wordpress.com
Sin pretenderlo y por casualidad
Hoy vengo a contar una historia que la mayoría ya sabe. Sólo por el placer de contarla: Todo empezó como dicen que empiezan las grandes cosas, sin pretenderlo y por casualidad. Hacía tiempo que me …