lilianalara.wordpress.com
Lenguas, tatuajes, cárceles
Aquel hombre hablaba un hebreo florido. Con ese cierto calado de quien viene de otra lengua semítica. Entraba y salía de las profundidades de las palabras con pericia de buzo. Tejía un discurso pre…