letrasypoesia.com
En la mitad que aún conservo del alma
Del enceguecedor vacío de su imagen duelen los ojos de tanto no verle, como los pechos sin cría me duelen los besos que esperan por su boca; duele el sonido ensordecedor de su silencio y se acumula…