letrasypoesia.com
Tren
Guarda mi violín, que no ha de cantar porque no he de tocarlo más. Deja descansar mi alma, que hasta no haberse ido no tendrá tranquilidad. El amor no vendrá a llorarme cuando los epitafios se rían…