letrasypoesia.com
Domingo
Nuestros encuentros -siempre casuales-, vacilaban entre el juego y la realidad, y así estaban perfectos. Me acompañaba a casa por la mañana, después de un café con lo que nos encontráramos cerca, h…