letrasperegrinas.wordpress.com
Llueve en Santiago
El estruendo abrió la grieta; tristezas incrédulas, sorpresas derrotadas, valor desmigajado entre herrumbres dobladas. Desolador desierto de hormigón bañado en lágrimas. Angustias calladas, miradas…