leocadiomartin.com
A veces, no soy feliz
El nieto, 20 años, acompañaba a su abuelo al médico. Caminaban despacio. No había prisa. Llegaban a tiempo. Y el abuelo no podía ir más rápido. El nieto iba mirando a la pantalla de su teléfono por…