lecturaalternativa.com
El perchero y el sillón. Reflexión sobre el rigor de la ley
Una vez me pareció escuchar a un honrado ciudadano que se dirigía así a un policía: «No entiendo sus imprecaciones. El silencio administrativo es positivo; el mosqueo ante la impasibilidad de un fu…