lecturaalternativa.com
Los clientes habituales. Historia de una intrusión durante el desayuno
Dejó que la última gota de café resbalase por la porcelana de la taza hasta sus labios. Allí la atrapó con la lengua, fundiéndola con su saliva, y le supo tan bien que enseguida se levantó a pedir …