lascosasqueescribo.wordpress.com
La realidad y el deseo
Tenía los brazos eternos. Para no lastimarse contra el suelo al caminar, ni dejarlos girar como cuerdas alrededor de su cuerpo, los embutía en unas largas y blancas mangas de algodón…