laratagris.com
El Necroamante
Miró su boca muerta: sus finos labios, frios como el hielo, opusieron la resistencia de los años. -Te daré mucho calor. Se había conservado mejor de lo que podía esperar. Finalmente se lengua venci…