laratagris.com
Descripción de una pena
No era muy grande, metro sesenta y poco. De ojos tristes y palabras esquivas, casi inaudibles. No tenía nombre y siempre caminaba a mi lado, para no perderse. Yo, que sabía de su presencia, preferí…