lapoesianomuerde.com
SOLEDADES
No hieren los golpes ni las heridas duelen. Lacera el respiro cuando no llega. ¿Cómo leer un corazón desperdigado entre grafías? Nos perdimos en su eco, en su latir nos perdimos: ¡el …