lamaletadelalili.es
El Gato de Chesire
Alicia había recogido los guantes y con el abanico, que el Conejo Blanco había tirado, se abanicaba por el calor que hacia mientras seguía encogiendo. Y, justo a tiempo lo tiró antes de que se enco…