lalunayelgato.com
Mi camino | La Luna y el Gato
En un pueblo. en medio de una maravillosa naturaleza habitaba una niña. Su espíritu inquieto y sensible hacía que deambulara soñando con un mundo lejano y misterioso; hablaba con las flores ellas le acariciaban su corazoncito que con tanta belleza circundante se quebraba. La niña se conmovía se conmovía inmensamente con la felicidad que la embargaba ésta era tan fuerte que sentía la divinidad la presencia de Dios corriendo por sus venas. Dios era él su fuente su energía su camino. El Señor le regaló cosas preciosas y le sigue regalando. Esa mujer luchadora e inconstante alegre y triste locuaz y solitaria soñadora y analítica; esa mujer que se equivocó en tantas cosas pero que sabe amar y perdonar; esa mujer que tuvo que perder a su hermano incomprendido generosísimo con un bellísimo corazón. Esa mujer soy yo; y éste es mi camino.