laiglesiaencasa.wordpress.com
Palmas del martirio
Hoy recibimos nuestras palmas de la victoria, que no son sino las palmas del martirio; es decir, la cruz gloriosa en la que Cristo nos ha ganado la vida verdadera y perdurable.