lahoradeberlin.com
Edificios que se retuercen
El sol le quemaba la nuca a pesar de llevar sombrero. No podía verlo, pero seguro que estaría muy roja, en carne viva. La nuca le ardía. La camisa pegada al cuerpo, fundida a la carne. Todo era líq…