lahoradeberlin.com
Antígona con el brazo fuera
Más de dos mil años aquí abajo sin saber si me quité la vida o la dejé pasar. Mi sacrificio fue en vano, aquí dentro los cadáveres se siguen amontonando. No se puede respirar. Tan difícil reclamar …