lahoradeberlin.com
Siguiente parada
El autobús dio una violenta sacudida. Lo siento mucho, señorita. Traté de sacar mi mejor sonrisa. Ella, más tímida, perdóneme a mí. Rubor en las mejillas. Tres paradas y seguíamos apretados en aque…