lahoradeberlin.com
En zona gris
Dicen que al morir no pudieron cerrarme los ojos. El frío inmenso del espacio no es capaz de apagar el brillo de dos luceros. En zona gris quedó mi cuerpo pero no mi alma. En zona gris quedó mi Man…