labolsadelanza.com
MI RINCÓN
A mi padre: “Apostadas en mi cielo viven setecientas nubes y todas están calladas menos una que presume de ser la que me da el agua para que el dolor se cure. Y cuando la dicha vuelve bajo de nuevo…