killuminati2012.wordpress.com
La seguridad de una vida limpia: Salmos 26.1-12
1 Señor, hazme justicia, pues mi vida no tiene tacha. En ti, Señor, confío firmemente;