khajinecia.wordpress.com
Y viceversa
“Tenemos que hablar”. Aquella frase percutía en sus sienes como una taladradora. Sabía que ya no había nada que perder, que todo el daño posible ya estaba hecho pero, mientras se montaba en aquel v…