jralonso.es
Conversación telefónica
El precio parecía razonable, el lugar indiferente. La casera juró vivir sin prejuicios. Nada quedaba salvo la auto-confesión. “Madame”, advertí,