jonatansantos.com
Cualquier bar
Me dolían los labios de no besarte. Sentado, abrazado a una copa me anestesiaba para dejar de sentir. Pero empezó, como daño colateral, a dolerme los ojos de no llorarte. Imaginaba que no desperta…