jesuscuevas.com
Adiós, Morrito.
Realmente conocí poco de él. Llegó a mi vida hace casi tres años después de que mi hermana lo recogió solitario y desnutrido en una gran avenida del DF. No sé qué tanto sufriría en la calle, pero s…