jesed.wordpress.com
Callaron las armas y fue un infierno
En muchos lugares se recibió mal a los supervivientes de los campos nazis. En 1945, al acabar la guerra, vagaban por Berlín 35.000 niños perdidos.