jcuadra.com
Tarde de Llama
Esta tarde no había gatos para vigilarnos. O defendernos. Y también estuvo bien. Sólo la Llama y su guardián. J.