jaberbock.wordpress.com
La liturgia de la calle
Iba golpeando metódicamente a todos y cada uno de los muchachos. Con los ojos en blanco se sabía inspirado por Dios; el brazo ejecutor de una misión imposible de explicar. Su entrega quizá merecier…