iramortega.net
Si no te gusta esperar, no puedes ser fotógrafo
Uno abandona un texto hasta que estamos hartos de él, de su puntuación imperfecta y de esas frases que retumbaron en nuestras cabezas hasta que la repetición les quitó su significado; se unen fragmentos propios (aunque se quiera ser lo más objetivo posible) con lo que se quiere relatar. El tablero d
Iram Ortega