iramortega.net
Los ojos bien abiertos
Un discípulo le preguntó a su maestro:- Maestro ¿cómo alcanzar la iluminación?- Es muy sencillo, respondió el maestro. Para alcanzarla, es necesario que hagas exactamente lo que haces cada mañana para que el Sol se alce.-¡¿…?!Perplejo, el discípulo se rascó el cogote, preguntándose qué podía hacer é
Iram Ortega