imagenesparamemoriar.com
Pichangas de barrio: dedicado a los compañeros de cárcel de mi padre
Nosotros, niños de Allende, con padres y amigos detenidos, celebrábamos los goles y la picana eléctrica no paraba. ¡No paraba!